Categorías
Sin categoría

«En 25 minutos lo habíamos perdido todo»

Miguel Ángel Sánchez, cliente de ING, perdió todos sus ahorros en 25 minutos debido a una estafa que combinó vishing y spoofing telefónico. Un falso empleado de ING lo alertó sobre un acceso no autorizado a su cuenta desde Cádiz, aconsejándole transferir su dinero a una cuenta «segura» de ING. A pesar de sus sospechas iniciales, Sánchez realizó las transferencias después de que los estafadores falsificaran el número telefónico para parecer el de una sucursal de ING. La policía aconseja no dar datos personales o bancarios por teléfono y contactar directamente con el banco en caso de dudas. La jurisprudencia en España tiende a favorecer la devolución del dinero sustraído, argumentando que no existe «negligencia grave» por parte del cliente y que los bancos deben aplicar medidas de seguridad adecuadas. A pesar de esto, los bancos suelen negar inicialmente la responsabilidad.

Por Al Caliu

Dando calor a la IA.